Terapia Reiki

Reiki es un sistema de sanación que se da a través de las manos. El terapeuta posa sus manos suavemente sobre el cuerpo del receptor quien va recibiendo sutilmente esta energía que es amor y luz, y no tiene ningún tipo de contraindicación.

Nadie que reciba REIKI puede ser perjudicado. Cuando alguien pide conscientemente ayuda a través del REIKI, se está abriendo a un manantial de transformaciones sobre todos los sistemas y estructuras de su Ser, que descienden desde el plano de lo no físico

REIKI nos brinda la oportunidad de efectuar una curación a un nivel tan profundo como estemos preparados. A veces sentimos que no estamos listos para confrontar aquello que aflora a nuestra superficie, entonces REIKI nos conduce de la mano de una manera muy suave, apoyándonos sin invadir en lo absoluto nuestro momento interno.

Beneficios de la terapia REIKI

  • Disuelve bloqueos energéticos.
  • Nivela y equilibra los centros generadores de energía (chakras).
  • Ayuda al ser humano a percibirse de una forma más integral permitiéndole hacerse consciente de conflictos no resueltos.
  • Refuerza el sistema inmune.
  • Equilibra los hemisferios cerebrales.
  • Alivia tensiones musculares.
  • En caso de fracturas acelera el proceso de cicatrización.
  • Cierra heridas.
  • Resuelve estados emocionales.
  • Ayuda a superar traumas.
  • Actúa sobre los pensamientos negativos ayudando a su trasmutación.
  • Es especialmente eficaz antes y después de una cirugía.
  • Disminuye y en algunos casos quita el dolor.

Reiki, al actuar sobre el campo energético de la persona favorece la sanación de cualquier tipo de enfermedad a nivel físico, emocional o mental.