Había una vez una mama estrella que tenía muchas estrellitas.

Cada una de esas estrellitas estaba llena de regalos que la mama estrella les había colocado en el momento de nacer y ellas cada día usaban uno de esos regalos durante todo un día.

Entre tantos regalos se destacaban los siguientes:

  • La paz
  • El perdón
  • La cooperación
  • El respeto
  • El compromiso
  • La confianza
  • La humildad
  • El asumir
  • El valorar
  • Tomar acción conscientemente
  • La adaptación
  • La aceptación
  • El agradecimiento
  • La amabilidad
  • Sonreír
  • Compartir con alegría
  • Disfrutar
  • Entusiasmo
  • Servir

Usando estos regalos las estrellitas fueron aprendiendo algo maravilloso, algo que todas ellas y sin excepción vinieron a aprender… ¡Ser Felices!

Ellas cantaban cada mañana…

¡Vine a la vida a aprender a Ser Feliz! “ Feliz, feliz.(bis)!
Y siempre que doy regalos, soy más feliz. bis)!
Comparto mi felicidad con todos, feliz, feliz! (bis)
Y siempre que doy regalos, soy más feliz!

Entonces al compartir estos regalos, su luz se hacía cada vez más brillante y cada estrellita llenaba de amor y de alegría a todos con los cuales se relacionaba, haciendo que la vida fuera muy hermosa.

¡Los Seres Humanos, al igual que las estrellitas de esta historia, venimos a la vida a aprender a ser felices y a aprender a compartir nuestra felicidad con los demás!